En el post de hoy hablaremos de la instalación de persianas para el aislamiento térmico. ¡Notaremos la diferencia a fin de mes!

De todos es sabido que el aislamiento térmico de una vivienda depende en gran parte de las ventanas. Por esta razón no se le suele prestar la atención que se merecen las persianas.

Y es que las persianas son algo más que dar privacidad y seguridad a nuestra casa. Durante el verano, estas refrescan la estancia y, en invierno, la calientan.

Unas persianas mal instaladas pueden suponer un punto de fuga del calor y del frío. Por ello, nuestros profesionales apuestan por la calidad y por el mejor material para cada hogar.

¿El resultado? La simple acción de bajar las persianas cuando cae el sol, además de crear bienestar en nuestro hogar nos puede ayudar a ahorrar energía y dinero en la factura de la calefacción y el aire acondicionado. Podrás retener el calor en tu casa sin abusar del termostato.

Tipos de persianas:

Orientables: son capaces de enrollarse hacia el interior de la vivienda o hacia el exterior. Pueden funcionar como una persiana tradicional o como una mallorquina. Es posible transformar una persiana tradicional en una orientable, consiguiendo así mayor control de la luz.

De seguridad: La seguridad de usted y la de su familia no debe descuidarse en ningún momento en el hogar. Disponemos de una de las persianas más eficaces para evitar intrusiones por la fuerza.

Enrollables: Aíslan de la luz y añaden una capa extra de aislamiento térmico y acústico.

Si ninguna de ellas se ajusta a lo que necesitas para tu casa, no te preocupes. Nuestros expertos diseñarán una solución solo para tu ventana.